運命の赤い糸 / El hilo rojo del destino

Cuando un bebé nace, unos hilos rojos invisibles salen de su espíritu y conectan con todas las personas importantes que entrarán en su vida.
A medida que el bebé crece, los hilos se van acortando, acercando cada vez más a aquellas personas que están destinadas a reunirse a pesar del tiempo, del lugar o de las circunstancias. El hilo puede tensarse o enredarse pero nunca romperse.

El Hilo Rojo es una leyenda anónima de origen chino, que dice que dos personas que están destinadas a tener un lazo afectivo, estan conectadas por un hilo rojo. El hilo existe independiente del momento de sus vidas en el que las personas vayan a conocerse y no puede romperse en ningún caso, aunque a veces pueda estar más o menos tenso, pero es, siempre, una muestra del vínculo que existe entre ellas.

Mientras aquí hay la “leyenda” de que nos enamoramos porque Cúpido nos ha lanzado una flecha, en Japón lo que se menciona es el 運命の赤い糸 (うんめい の あかい いと unmei no akai ito) o lo que sería el hilo rojo del destino.

Se dice que este hilo une por el meñique a las personas que están predestinadas a estar juntas. La leyenda tiene su origen en China, aunque en China era una soga roja atada al tobillo. Sea como sea ni el hilo ni la soga pueden verse por lo que tendremos que dejar que el destino sea el que tire de él. Hay varias versiones de la leyenda. Hay una que dice, también de origen chino, que es el Abuelo de la Luna el que une al nacer los meñiques de los bebés. 

En otras partes se cuenta que surge a raiz de descubrirse que la artería ulnar une el meñique con el corazón y de ahí que el hilo rojo del destino sea una prolongación-conexión de esa artería que une los corazones de los amados. Incluso se llega a decir que en el período Edo (1603 a 1867), algunas mujeres se cortaban el meñique en señal de amor a su marido. El Yobitsune (que es como se llama a la práctica de amputar el meñique) sí que se practicaba en el Periodo Edo pero era más una señal de lealtad hacia un señor feudal cuando se cometía una falta de disciplina, sobre todo entre los Yakuza (práctica que aún se perpetúa) y entre los jugadores que no podían pagar sus deudas.

Esta leyenda está muy arraigada entre los nipones, sobre todo (y como no) entre las chicas adolescentes.
Como curiosidad, añadir que entre la comunidad de padres y madres adoptantes en China, esta leyenda supone una metáfora recursiva, ya que supone que la vinculación entre el hijo adoptado y los padres ya está realizada de antemano por este hilo rojo y favorece la fortaleza en la larga espera que hay que realizar, en la mayoría de los casos.
Anuncios
Publicado en Sin categoría

6 pensamientos en “運命の赤い糸 / El hilo rojo del destino

  1. Así como hay un hilo rojo para los enamorados, pienso también que debe haber hilos de otros colores entre las personas que se hacen amigos, amigas, no solo en la vida real sino también en la vida digital :)
    Muchísimas gracias por el enlace.
    Un cordial saludo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s